EAL, la asesoría de 'start-ups'

11 de Diciembre del 2018

El ecosistema de 'start-ups’ y la economía digital en Barcelona están en plena ebullición. En las últimas semanas, se han sucedido casi a diario los anuncios de inversiones por parte de multinacionales, el desembarco de firmas tecnológicas jóvenes pero pujantes y todo sin olvidar a las propias ‘start-ups’ autóctonas que nacen y crecen en la ciudad.

La tendencia se ha acentuado recientemente, pero el fenómeno no es nuevo. EAL, una asesoría que nació hace 25 años en el Eixample barcelonés para prestar apoyo en materia laboral y fiscal a otras empresas, se subió a la ola cuando la situación económica empezó a deteriorarse. "La crisis nos golpeó en el 2009 y tuvimos que abrir los ojos para buscar nuevos mercados. Por contactos comenzamos a llevar compañías tecnológicas que crecieron mucho y rápido", explica Feliciano Baratech, director general y cofundador de EAL.

 

Según Baratech, la mayoría de las gestorías tradicionales "no comprenden la idiosincrasia y las necesidades específicas de las ‘start-ups’”. En este sentido, EAL está especializada en asesorar en temas de financiación y en los pactos entre socios, que a la postre acaban marcando el control de la sociedad, sin dejar de lado servicios más convencionales como la gestión de nóminas o las declaraciones de impuestos.

EAL también quiere comenzar a ofrecer la posibilidad a las ‘start-ups’ de pagar por los servicios de asesoría en función de sus resultados futuros –se trata de un método de pago inspirado en las 'phantom shares'– pero no se plantea entrar en el capital de las compañías a las que asesora.

 

Lazos familiares

Una de las primeras ‘start-ups’ a las que acompañaron desde su nacimiento fue el supermercado online Ulabox, cuyo cofundador David Baratech es hermano de Feliciano. Desde entonces las compañías de perfil tecnológico han ido ganando peso en la cartera de clientes hasta representar "un tercio del total y una parte todavía más importante de los ingresos", apunta Feliciano Baratech.

Typeform, especializada en formularios 'on line', es otra de las compañías a las que EAL asesoró desde sus comienzos, mientras que la distribuidora energética Holaluz también se cuenta entre sus clientes más destacados.

EAL confía en capitalizar la proliferación de ‘start-ups’ en Barcelona y crecer por encima del 20% anual durante los próximos ejercicios. Actualmente la asesoría cuenta con 20 empleados y prevé facturar 750.000 euros este año.

Junto con Feliciano Baratech, el resto de socios fundadores –Montserrat Baena, Carlos Mompó y Benito Rodríguez– se han mantenido en la compañía desde sus inicios. 



Close